Bandarra Bar, gastronomía para rebeldes e inconformistas

5 septiembre, 2017  By Otto 
0


Bandarra Bar aterriza en Alicante con una propuesta gastronómica de lo más original que ha venido para revolucionar nuestro paladar. Tras llevar tres meses tanteando al personal, apenas a unos metros del Ayuntamiento, Bandarra nos ha sorprendido gratamente llamando nuestra atención desde su exterior, con un cartel de luces de neón y dos grandes cubiertos en su puerta.

¿Qué encontramos en su interior? Una gran barra, en su más pura esencia, como única opción para vivir la experiencia donde todo fluye en un mismo escenario en el que no hay trucos. Todo está a la vista, no hay etiquetas ni protocolos.

Cercanos al producto podrás vivir en directo el show de la elaboración y el emplatado final en tu sitio, mientras los cocineros te explican los ingredientes y el proceso de elaboración de sus obras de arte. Ver, oler, sentir, aprender, este es el ADN de Bandarra.

El ying y el yang en cada mordisco de Bandarra

La carta de Bandarra no es muy amplia pero cuando pruebes su platos entenderás el por qué. 16 elaboraciones llenas de vida y creatividad que respetan la tradición, pero que se transforman, siguiendo las últimas tendencias de la tecnología culinaria. Transgresores y en esencia conservadores, ofrecen sensaciones en boca que llevan a la cocina de otros tiempos y a la vez sorprenden con sabores que tienen fuerza, garra y personalidad.

lomos de sardina bandarra bar

Entre ellos, destacamos los lomos de sardina marinada con escalivada ahumada y crujiente de pasta wan ton (7€) que están para chuparse los dedos. Otro de los platos a los que no podrás resistirte es la mini burger de buey con salsa carbonara de bacon y queso havarti (6,50€). La única pega que hemos visto es que la salsa carbonara le quita el protagonismo a la carne de buey.

mini burger bandarra bar

La croqueta de cocido versión Bandarra (4€) nos sorprendió, ya que como podéis ver en la imagen croqueta croqueta… ¡no parece! Con una presentación de lo más original, esta croqueta deconstruida se come con cuchara y el pan tostado sabe al rebozado de la croqueta tradicional. Aunque parezca un plato pequeño, es realmente contundente y delicioso. Los molletes de calamares con reducción de cebolla y alioli cítrico (6,50€) es de los que nos gustan a nosotros, y a todo el que haya probado los míticos madrileños.

comer en Bandarra Bar

Además de la carta, Bandarra cuenta con dos menús: Uno individual (24,50€), ‘Soy Bandarra’, con croqueta de cocido (versión Bandarra), mollete de calamares con reducción de cebolla y alioli cítrico, brioche de rabo de buey asado 16 horas, mini Burger de buey con salsa carbonara de bacon y queso havarti y un poste a compartir; y otro para dos personas (22,50€) con los mismos platos que el individual sumándole los lomos de sardina marinada, costilla asada a baja temperatura y suquet de peix con rape.

pollo bandarra

Su presentación lo deja bien claro: “Dentro de cada persona existe un bandarra que desea ser despertado, ese ser travieso, rebelde e inconformista con lo cotidiano que siente el irrefutable deseo de vivir y experimentar nuevas sensaciones. Libérate y rompe con todo aquello que creías conocer, únete a nosotros y deja que el ser bandarra fluya por tus venas… ¿te sientes preparado?”.

Otra de las curiosidades de Bandarra son sus “cacharritos”, una provocación que descubre una nueva forma de beber mientras se come. Se trata de alcoholes con maceraciones combinados con infusiones que no dejan indiferente a nadie. Como dice el equipo de este bar de barra, “¿Odias el gas que te deja hinchado?, ¡Manda el gas a tomar viento!” Comida y bebida dan lugar a un morbo gastronómico que no se puede dejar de probar.

En los fogones

bandarra bar

Aitor Calatayud es el joven director de Bandarra. Alma inquieta, perfeccionista, visionario y en constante evolución, lo definen a la perfección. Su paso por restaurantes de Estrella Michelin junto a los más de diez años de experiencia en el mundo de la hostelería conforman el fuerte carácter de este chef.

Le acompaña Laura Córdoba, hospitality en Bandarra. Hace dos años colgó la toga por amor y dio un giro a su vida adentrándose de lleno en el mundo de la hostelería. Formada en la Escuela de Hostelería CDT obtuvo el título de “jefa de Sala/Maitre” aprendiendo a gestionar y organizar un restaurante. Mochila en mano estuvo haciendo prácticas durante meses en restaurantes de toda España, y a día de hoy es la responsable de hacer que se disfrute al máximo de la experiencia bandarra.

Hay que poner en valor la iniciativa y pasión de estos chicos, que representan una nueva generación que se ha preparado con los grandes chefs y que ahora rompen todos nuestros esquemas haciéndonos partícipes del show culinario en Alicante. Por eso han elegido una calle repleta de arte urbano, junto a las creaciones originales del artista Peyo que revelan historias personales y juegan a probarnos. De ahí el juego en los volúmenes del frontal de la barra, la iluminación de la misma, el toque industrial, el contraste de lámparas, una atmósfera atrevida que no impide que cualquiera se sienta como en casa.

Está claro que algo especial tiene este local que lo está petando en Alicante. Nos hemos quedado con ganas de probar el resto de platos, así que en nuestro próximo viaje a Alicante… ¡Volveremos! Y sí, ¡nosotros somos Bandarras!

Precio medio: 22€

Dirección: Calle Rafael Altamira, 14




Otto
Adicto a cualquier plan que contemple ocio, cultura y gastronomía en Madrid o en la Conchinchina. Lo inesperado es lo que cambia nuestras vidas y así nació La Huella de Otto.







You might also like




Deja un comentario


More Story
Zela, nuevo restaurante de cocina japomediterránea Atardeceres de ensueño, recuerdo de las noches doradas de Ibiza y un restaurante con una cocina de marcado carácter japomediterránea...